miércoles, 13 de marzo de 2013

Transfusiones y Deporte, ¿riesgo asumible?


Aprovechando la actualidad de la instrucción de la Operación Puerto en nuestro país, considero conveniente recordar el riesgo que conlleva el dopaje para nuestros deportistas. Sin entrar en consideraciones éticas sobre si es lícito o no, convendría centrarse en consideraciones fisiológicas y sanitarias.
Si para recuperarse después del esfuerzo un deportista necesita métodos más complejos que la hidratación adecuada, y una suplementación bien dirigida, posiblemente debamos replantearnos el tipo de esfuerzo físico al que lo estamos sometiendo. 
No obstante, sobre todo, debemos hacer hincapié en el riesgo al que se han sometido deportistas por la realización de transfusiones sin controles analíticos reglados, sin información ni consentimiento informado de los aspectos de riesgo de estas prácticas. Sin olvidar los métodos de conservación que deben reunir unos requisitos muy exigentes por las características del producto.
Estremece conocer algunos de los casos en los que la realización de transfusiones ha tenido lugar sin los requisitos sanitarios imprescindibles.
Si todo eso no fuera suficiente, conviene reflexionar sobre si es lícito transfundir sangre a una persona sana y someterle, fuera de un medio hospitalario, a todos los riesgos potenciales que ello conlleva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores