sábado, 19 de julio de 2014

LAS BICICLETAS SON PARA EL VERANO.



Rememorando la conocida obra de teatro, es cierto que el verano es una temporada en la que se dispone de tiempo libre y una de las actividades que más se presta a realizar, entre otras cosas porque permite realizarla en grupo con familia o amigos, es la bicicleta.
Pero cuidado, descuidos en su uso pueden tener consecuencias importantes.
Cuida tu bicicleta
-  Revisa que la bici está en buen estado (tanto ruedas, como cadena y frenos). Algo que se descuida con frecuencia es la presión de las ruedas, que debe adecuarse al terreno por el que se va a circular. Tanto el exceso como la falta de inflado de las mismas puede darnos problemas.
-  Lleva un kit de herramientas con las que solucionar cualquier avería.
-  Límpiala a fondo cuando vuelvas, sobre todo si se ha manchado de polvo o barro. Si usas agua a chorro cuida con las piezas engrasadas, ya que si eliminas la grasa deberás perder luego más tiempo en volver a engrasarlas.
Vigila tu alimentación
La alimentación es un aspecto sobre el que a veces no se hace mucho hincapié, sobre todo  cuando la actividad la realizamos de forma lúdica. Pero debemos pensar que paseos largos (por ejemplo de más de 5 horas) exigen unas mínimas normas a cumplir.
- Es recomendable tomar abundantes hidratos de carbono el día anterior.
- El desayuno también debe aportar energía (un zumo de frutas, cereales, una tostada de pan con mermelada y café o té puede ser un buen ejemplo, pero adáptalo a tus costumbres).
- Aunque hagas un recorrido corto, es recomendable beber y comer sin necesidad de tener hambre o sed. Agua (o alguna bebida de electrolítica) y las útiles barritas energéticas, son suficientes para cubrir las necesidades.
La condición física
Uno de los peligros más importantes es afrontar excursiones demasiado exigentes para la condición física que tenemos. Si durante el año no realizas mucha actividad física, no vas a conseguir ahora un nivel adecuado. Por tanto:
-  valora tu estado de forma antes de decidir el recorrido.
-  plantéate objetivos asequibles.
-  no olvides el calentamiento previo y la realización de ejercicios de estiramiento.
Controla el riesgo de tus actividades
 -Consulta las previsiones meteorológicas, sobre todo si realizas la actividad en la montaña, ya que las condiciones climáticas en la montaña pueden cambiar de manera brusca.
- No arriesgues demasiado. Según el recorrido que hayas elegido, si necesitas ser evacuado por cualquier problema, dicha evacuación puede convertirse en muy dificultosa.
 - Aunque sea verano, debes ser cuidadoso con la ropa. Lleva siempre un chubasquero por si llueve. Las cremalleras te permitirán abrirlas y cerrarlas según las condiciones climáticas de cada momento.
-  Por supuesto lleva caso y protege tus ojos con gafas.
- Procura no salir nunca solo y si lo haces no olvides el móvil y deja avisado del recorrido que vas a hacer.
- Se muy prudente en las bajadas.
- Si vas por caminos de montaña piensa que hay factores de riesgo más numerosos que en la carretera como piedras de gran tamaño, ramas, rodadas profundas, animales, personas y otros ciclistas.
Vuelta a casa
Una vez finalizada la actividad centra tus objetivos en reponerte del cansancio muscular, y para ello se insistente en los estiramientos y en una buena alimentación y rehidratación.
Con todo ello estarás preparándote para la próxima salida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores