lunes, 21 de julio de 2014

Quiero correr, pero… ¿Cómo hacerlo?


El volumen de inscripciones a carreras populares ha crecido considerablemente durante los últimos años y el running se ha convertido en un “deporte de moda”.  A los corredores profesionales, se han sumado ahora aficionados de todas las edades y condiciones físicas que, aunque entrenan duro para conseguir el reto, cometen errores que pueden alterar el resultado deseado.

¿Qué errores se cometen habitualmente al prepararlas?

La condición indispensable para participar en una carrera es hacerla en plenitud de condiciones físicas. La preparación es importante ya que, un inadecuado método de entrenamiento puede llevar a una situación de sobreentrenamiento, así como a lesiones por sobrecarga, pudiendo ambas situaciones desbaratar nuestra participación.



Algunos de los problemas más frecuentes son los siguientes:

- Muchos corredores afrontan la carrera sin conocer cuál es su ritmo idóneo, ya que los ritmos de entrenamiento diario no se corresponden con los que utilizan ese día.
  - Otro problema frecuente es la tendencia, en algunos deportistas ocasionales, a entrenar con mayor volumen los fines de semana por mayor disponibilidad de tiempo. Ello no hace sino aumentar el riesgo de lesión en el resto de las sesiones semanales.
- Errores en la alimentación pueden no ser trascendentes en una 10 k o 5 k en personas entrenadas, pero sí pueden ser importantes en deportistas ocasionales. Sin duda, los días previos se deben utilizar hidratos de carbono para rellenar los depósitos corporales de glucógeno, pero el día de la carrera te diría que lo más importante es no tomar alimentos que puedan irritar tu aparato digestivo y te generen problemas. Una recomendación sencilla y lógica: lo mismo que vayas a hacer ese día lo tienes que haber hecho anteriormente entrenando para poder saber qué toleras bien.
- Respecto a la hidratación, ésta adquiere especial interés cuanto más larga es la prueba. Realmente en pruebas cortas como una 5k tiene poca trascendencia, aunque siempre debe respetarse. 

Mi recomendación es que no experimentes nunca el día de la carrera. Recuerda que el consejo de última hora de tu vecino puede aportar poco y darte problemas. Esto sirve para todo, lo que bebes, lo que comes, la ropa o el calzado.


¿Qué lesiones o problemas nos pueden aparecer como consecuencia de la carrera?

·  - Las uñas negras aparecen por microtraumatismos sobre las mismas por el uso de un calzado inadecuado. Unas zapatillas de mayor tamaño, las previene.

·   - Las ampollas pueden aparecer también por la rozadura continua con el calzado. Por ello el uso de calcetines no muy delgados es importante para proteger el pie. Otra medida de prevención es darle un respiro a la piel alternando, tanto los calcetines, como las zapatillas.



·   - Las rozaduras por la ropa, sobre todo si es sintética, se pueden prevenir utilizando vaselina en las zonas de roce, o bien utilizando tejidos como el algodón.
    - Otros problemas son los derivados del calor excesivo o la deshidratación como mareos e incluso pérdidas de conciencia. Una adecuada hidratación es fundamental.

-  - Mención aparte merecen las lesiones, que generalmente afectan a las piernas, las rodillas y las caderas. De entre todas las posibles, las lesiones musculares, como las roturas fibrilares, y las fracturas por sobrecarga son las más comunes. Su prevención se consigue, entre otras cosas, con una práctica regular y progresiva del ejercicio.

·   - Un error frecuente es prescindir del calentamiento por falta de tiempo, así como dejar de lado la recuperación inmediata tras el esfuerzo.

Corre pero seguro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores