lunes, 15 de septiembre de 2014

En Dehors: el eterno reto del bailarín/a




 

El En Dehors es un reto para todo estudiante de danza clásica. El afán de mejorarlo y una mala compresión de las características biomecánicas de esta posición, origina con frecuencia problemas de sobresolicitación, así como posibles patologías derivadas de una mala ejecución técnica.
El ballet clásico utiliza dos elementos claramente diferenciadores: la colocación en puntas y la rotación externa de las articulaciones de las extremidades inferiores. 
Este elemento último es el que permite desarrollar técnicamente el En Dehors, si bien no se tiene muchas veces en cuenta que la mayor parte del gesto se centra fundamentalmente en las articulaciones coxo-femorales (caderas), continuándose a lo largo de las articulaciones de las extremidades inferiores.
Esta posición aúna unas exigencias estéticas muy altas, que a su vez desencadenan una demanda a las estructuras anatómicas que intervienen en la misma. De esta manera el/la bailarín/a que carece de una suficiente rotación externa de la cadera (por el motivo que sea) tiende a exigir un plus a sus rodillas y tobillos, plus para el que no están preparados anatómicamente. Ahí comienzan muchos de los problemas de dolor en rodillas y tobillos que presentan estos estudiantes de danza clásica.
 
Pero claro, debemos tener en cuenta que la técnica del ballet clásico se basa en este canon estético de rotación externa de las piernas, donde cada una debe girar hacia afuera desde la articulación de la cadera de manera que los pies formen un ángulo de 180° sobre el suelo. ¿Y si mi hijo/a no llega? ¿Qué debo hacer?
Este es uno de los puntos claves en los que insisto tanto. La formación de los profesores es fundamental para detectar limitaciones que no son superables, y en ese punto deben recibir asesoramiento adecuado, para saber si se puede llegar a más o si existe alguna limitación anatómica que impedirá alcanzar un grado de En Dehors suficiente en el fututo.
La carencia de rotación externa en el en Dehors es causante de muchos dolores tanto en la zona pélvico-coxofemoral, como en el raquis lumbar.
Conseguir una técnica correcta del en Dehors implica una gran flexibilidad muscular y movilidad articular. Para ello necesitamos conocer el estado articular de las caderas, y el estado de todos los músculos que intervienen en el movimiento. Sólo el trabajo metódico y prudente (en base a los datos obtenidos en le exploración del/la bailarín/a) permitirá alcanzar cotas altas de rendimiento estéticos.
Pero lo que es más importante, también este conocimiento exhaustivo permitirá detectar precozmente aquellos casos en los que no será posible alcanzar de ninguna manera ese estándar, o que si se insiste será a costa de riesgos para la salud. Si no se va a poder disfrutar con la danza, vale más saberlo a tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores