sábado, 10 de septiembre de 2016

Los representantes de jugadores: ¿un mal necesario en el deporte?

Sesteando en la tarde del sábado y dándole vueltas a un posible tema para mi blog, me aparece esta imagen de Twitter en la pantalla del móvil.

En sí no dice gran cosa: camiseta ADIDAS (¿tendrá algún contrato publicitario?), sobrepeso, sin afeitar… En fin, podría ser cualquier habitual de un programa de estos tan populares en los que la gente airea sus intimidades. Poco valor real.

Sin embargo cuando dirijo mi vista al titular de la noticia todo cambia: Mino Raiola: "Guardiola no tendrá los cojones para sentarse conmigo".

Mi primer pensamiento es que poca aportación al desarrollo de la humanidad supone este individuo. Pero como, la verdad, no tengo el placer de conocer al Sr. Raiola, curioseo un poco y me entero de que es un representante de jugadores, que ahora está en la cresta de la ola (y donde está Jorge Mendes?). Sí un representante de jugadores.

De qué vive un presentante de jugadores. Yo imagino que de la comisión que cobra cada vez que un jugador ficha por un equipo. No creo que haya otra cosa. Claro en esto habrá como en botica, de todo. Mejores y peores personas. Lo que ocurre es que generalmente los primeros no saldrán seguramente en la prensa nacional.

Y yo, que no soy especialmente agudo para estas cosas, pienso: ¿si los jugadores estuvieran 3 ó 4 años en un equipo el representante esos años no recibiría ingresos…..? ¿Será por eso que estamos desde hace años asistiendo a la fugacidad del paso de jugadores por los clubes?. Uno o dos años máximo de permanencia en los clubes, en la mayoría de los casos. Seguro que no, seguro que será por otros motivos…

Pero además, esto me lo cuenta un amigo, los representantes de jugadores son a su vez representantes de entrenadores. ¿¿¡¡??!!!.

Oye, le pregunto sin maldad, ¿y eso no influye a la hora de diseñar los equipos?. Pienso yo que si el entrenador es el que debe proponer los jugadores que quiere que fiche el club, podría verse condicionado a solicitar jugadores que lleve su mismo representante ¿no?.

Y de repente es como si se abriera una compuerta en mi mente….. Ahora comprendo algunas noticias que he leído alguna vez y que en su momento no entendí, como por ejemplo que al Valencia que entrenaba Nuno Espirito Santo le llamaban “el equipo de Jorge Mendes”. Caramba, ¡¡si Jorge Mendes es también el representante de ese entrenador!! (esto de Google es tremendo).

No te digo que no soy nada agudo, no pillo nunca las sutilezas. Pero mi amigo, mucho más ducho que yo en esto de los entresijos del deporte, me dice “¿no viste como terminó ese equipo la temporada?. Desastrosamente. Se acusaba a los jugadores de poco compromiso por parte de la afición”. Cierto. Lo leí en la prensa.

Pero ahora el que piensa que mi amigo entiende poco de esto, soy yo. A ver, ¿si yo dependo de un entrenador que tiene como representante al mismo que yo, a quién le debo yo lealtad?.

A lo mejor estoy simplificando todo. No lo sé.

Así que le digo a mi amigo, lo veo todo claro, la competición está adulterada, porque es humano que un entrenador tienda a fichar jugadores de su mismo presentante, por lo puede darse el caso de algunos representantes desvíen jugadores a clubes donde tienen colocados (porque los han colocado ellos) a entrenadores suyos, privando a otros clubes de esa posibilidad.

Así que, con todo esto que estamos hablando, aún me preocupa más la situación del deporte en nuestro país, y más teniendo en cuenta el comentario de Jaka Lakovic hace unas semanas donde alertaba de la situación de los chavales jóvenes al respecto de los representantes (que he rescatado de la hemeroteca http://www.gigantes.com/lakovic-nuevo-asistente-del-barca-b-los-jovenes-solo-piensan-en-un-gran-contrato/) y que alarma mucho.

Pero mi amigo me tranquiliza y me dice “no sufras porque para eso están los Directores Deportivos, para fichar a los mejores jugadores posibles para su club”. Respiro tranquilo, pero sólo unos segundos porque inmediatamente me asalta una nueva pregunta ¿y los directores deportivos tienen representantes?. Porque eso me daría auténtico pánico. ¿Y si lo tienen puede ser el mismo que el de jugadores y entrenadores?.

Madre mía ¡¡qué vértigo!!.

Así que llegados a una situación de falta de conocimiento por parte de mi amigo y mía, decidimos llamar a otro amigo, mucho más versado en estos temas. Puestos en contacto por teléfono (manos libres por supuesto), lo primero que nos espetó fue “ilusos”, para después confirmarnos la terrible noticia. Sí!!.

Auténtica decepción.

A mí me parece que en esta situación viene muy a cuento la cita “la mujer del César no sólo debe ser honrada sino además debe parecerlo”.  No sé qué os parece a vosotros.

Y digo yo, como decía otro amigo mío (ninguno de los dos de esta tarde), a “mi corto entender”, esto que saben mis amigos, ¿lo sabrán en el Consejo Superior de Deportes, y en la FEF, y en la FEB, y en la LFP……?. ¿O no?. Igual son como yo que no se enteran de nada de estas cosas (o de muy poco la verdad).

En fin, avanza la tarde el sábado y me he quedado agotado con tantas sorpresas (y desagradables), así que dejare que sean mis lectores los que decidan si esto es tan interesante, y grave, como a mí me parece o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores